La violencia también se mide

Seguro habrás oído hablar de instrumentos científicos de medición como el termómetro (mide la temperatura) o el barómetro (mide la presión). Especialistas en la violencia usaron esa metáfora científica para crear el “Violentómetro”, ¿Para qué crees que sirve el violentómetro? Responde este test. Si tu respuesta es correcta, se suma un punto. Si no lo es, se resta un punto. No se puede volver a intentar. ¿Te animas?

Conoce el violentómetro y léelo con atención:

¿Descubriste en el violentómetro algún tipo de violencia que no conocías? Escribe cuál es, aquí.

Si hubo algunos tipos de violencia que no entendiste muy bien, coméntalo con tu docente. Recuerda que si vives violencia NUNCA es tu culpa, ni puedes cambiar las cosas sola o solo. Es importante que cuentes lo que pasa, para que te ayuden a detener a quien violenta, pero también es posible que las personas no te crean o digan que eres responsable. NO eres responsable de la violencia de otras personas.  Si las personas no ayudan o no te creen, no es tu culpa. Busca a alguien que pueda escuchar y creer lo que te pasa.